Etiquetas

, , , , , , ,

Virgen de la Salud de Capilla del MonteSabas el Santificado, originario de Anatolia y venerado tanto por católicos como por ortodoxos, reconocía en el siglo V que la Virgen María revestía el carácter de Auxiliadora de los enfermos y que su presencia amorosa era fuente de milagrosas curaciones. Los católicos de la India, haciéndose eco de esta tradición, comenzaron a invocar la gracia de Vailankánni Arókia Matha o Madre de la Salud Vailankánni a partir de la curación de dos niños pastores que aseguraban haber sido bendecidos por la visión de una mujer hermosa con una criatura en los brazos, quien les solicitó que levantaran una capilla desde la que pudiera ayudar a aquellas personas que necesitaran de su gracia sanadora.

Allá por el siglo XV el fraile Francisco de Paula fundó en Italia la Orden de los Mínimos cuyo nombre deriva de la vocación de humildad de sus integrantes, ya que se consideraban los más pequeños entre todos los religiosos. Consecuentes con la virtud que era causa y razón de la orden, sus integrantes eran devotos de la Virgen Niña, también llamada Nuestra Señora la Pequeña, imagen que aludía a la edad en que María se presentó en el templo ante los sacerdotes.

Los habitantes de la localidad murciana de Alcantarilla reconocen como patrona de la ciudad a la Virgen María en su iconografía de Niña o Señora de la Salud. Durante la Edad Media, poco tiempo después de la fundación del poblado, se levantó una ermita para honrar a Nuestra Señora la Pequeña, tal vez por influencia de los frailes mínimos que se habían extendido por Europa.

Si bien la villa resultó arrasada por la crecida del río Segura, fue reconstruída en terrenos más altos conjuntamente con la virginal ermita. Con el correr de los años las pestes que asolaron la región no perdonaron a Alcantarilla y a fines del siglo XVII la fiebre amarilla hizo estragos entre los integrantes de la región. Los deshauciados pobladores organizaron una procesión en honor a su pequeña patrona y la enfermedad remitió: a partir de entonces, Nuestra Señora la Pequeña fue reconocida como Virgen de la Salud.

Algunos años atrás Marisa, una mujer originaria de Capilla del Monte, pequeña ciudad cordobesa emplazada a los pies del mágico cerro Uritorco, padeció una enfermedad grave mientras se encontraba residiendo en Alcantarilla. Los murcianos no lo dudaron y la condujeron ante la Virgen de la Salud y el padre Joaquín fue quien la introdujo en el culto y la historia de la patrona de la ciudad: la Virgen, una vez más, obró el milagro y Marisa se recuperó totalmente. Cuando regresó a Capilla del Monte no olvidó a la Virgen y encargó a la artista María Cristina Soto una escultura de Nuestra Señora de la Salud, para que la localidad pudiera recurrir a la imagen de la Auxiliadora de los enfermos.

Marcela, que ha pasado unos días en el templo zen que se encuentra en el cerro Uritorco, trajo consigo estampitas e historia de la Virgen de Capilla del Monte. La imagen fue bendecida por el cura de la localidad en el año 2014 y se le atribuyen milagros y curaciones. Una vez más la Virgen no ha distinguido tiempos ni lugares para derramar sus dones, como bien señalara Dante: “…Eres aquí, para nosotros, meridiano de sol de Caridad / y abajo, para los mortales, vivo manantial de esperanza…”.

Madreperla

MadreperlaDesde el árabe llega hasta nuestros días la voz naqr para aludir a una cavidad u oquedad, la misma que en la parte interior de los moluscos bivalbos, cóncava y prieta, origina una sustancia irisada compuesta de materia orgánica, agua y carbonato cálcico que refleja la luz en diversas tonalidades, cuya función es revestir y proteger al molusco.

Los antiguos lo llamaban madreperla por su origen ya que la concavidad en la que se forma el nácar se asemeja al cuerpo femenino, de ahí que resulte un cristal lunar asociado con la diosa madre quien encarnada en la belleza de Afrodita surgió del mar en el interior de una madreperla. La iridiscencia que le es propia encuentra su explicación en la luz que impacta tanto sobre las capas inferiores como en la superficie superior: así se han de reflejar distintas longitudes de onda que darán lugar a tonalidades diversas según el ángulo de la luz que las penetre.

Pero el molusco no produce nácar por razones estéticas sino protectoras porque no sólo integra su caparazón sino que también impide que penetren parásitos o bacterias, al mismo tiempo que aísla el interior de la irritación abrasiva que puede producir la arenilla. La conjunción de partícula invasora y naturaleza dará lugar mediante la formación de sucesivas capas de nácar a una cobertura interna irregular por sectores, o bien a una formación independiente que el correr del tiempo transforma en una codiciada perla.

El nácar fue empleado por los pueblos antiguos situados en cercanías de las costas para elaborar joyas y objetos iridiscentes; los artesanos actuales lo siguen utilizando en el diseño de piezas de orfebrería, seducidos por la belleza luminosa que se desprende de la femenina madreperla.

Testeos escultores

Maybelline&RimmelSe denomina contouring al arte de maquillar el rostro, de manera tal que se van esculpiendo los rasgos faciales hasta lograr mediante el juego de luces y sombras por medio del maquillaje una simetría armónica. Para lograrlo, o por lo menos aproximarse a la técnica, resulta imprescindible contar con una buena base de maquillaje.

Maybelline ha desarrollado Super Stay Makeup, con la textura de una crema hidratante y la fluidez de una base liviana. Resistente al agua, a la humedad y al calor generado por la calefacción, se aplica con las yemas de los dedos y permite difuminar y unificar el tono del rostro para el siguiente paso.

Para culminar un esculpido simple y apto para la vida cotidiana, el rubor de Rimmel London es fácil de aplicar, mantiene el color y permite tornear pómulos al aplicarlo bajo el hueso malar así como delinear el mentón, a gusto y criterio de quien lo emplea.

Anuncios