Etiquetas

, , ,

Catedral de Buenos Aires Unos días en la capital para realizar trámites tediosos pueden transmutar en recorridos interesantes por algunos sitios emblemáticos. Declarado Monumento Histórico Nacional desde el año 1942, la historia del edificio de estilo neoclásico similar a un templo griego que se encuentra situado frente a la Plaza de Mayo se remonta al año 1593. Corrían los tiempos de la segunda fundación de Buenos Aires cuando la capilla de adobe original sentó las bases de la actual Catedral Metropolitana; debieron sucederse una tras otra las construcciones hasta que finalmente la sexta fue la sede definitiva del Arzobispado que ocupara hasta hace dos años el papa Francisco.

En el imaginario popular, la expresión “las obras de la Catedral” se empleaba como sinónimo de aquello que no tenía fin. Los sucesivos edificios emplazados en el mismo solar que eligiera Juan de Garay parecían destinados a no sostenerse en el tiempo: incendios, inundaciones y derumbes asolaron la construcción desde que el obispo Carranza ordenara la instalación de un tejado de cerámica de Talavera en el año 1606, que se desplomó junto con las torres debido a la fuerte tormenta de 1753.

Los franceses Próspero Catelin y Pierre Benoit se inspiraron en el Palais Bourbon parisino para el diseño del pórtico definitivo, en el año 1822. El retablo mayor es una impresionante estructura cuyo peso se estima en 20 toneladas; el arquitecto vizcaíno Isidro Lorea fue el encargado de su diseño y decoración así como del trabajo de ebanistería sobre las maderas utilizadas, en el que los esclavos se esmeraron de tal manera que luego fueron reconocidos como destacados retablistas.

En la Capilla Nuestra Señora de la Paz se encuentran los restos de José de San Martín, flanqueados por tres estatuas femeninas que representan a Argentina, Chile y Perú,  países liberados por su impulso. El mausoleo fue construìdo en una nave lateral debido a la supuesta filiación masónica de San Martín, que habría motivado la oposición de la iglesia católica a que sus restos descansaran en la Catedral; lo cierto es que se la bandera argentina envuelve la tumba custodiada por dos guardias del Regimiento de Granaderos, orden militar creada por el Libertador.

Un museo dedicado a Jorge Mario Bergoglio recuerda al actual papa Francisco en sus épocas de ministerio pastoral en la capital argentina. Objetos personales y litúrgicos, entre ellos el anillo que portaba como cardenal y fue donado a la Catedral por el actual pontífice máximo, se exhiben ante fieles y visitantes: la ciudad rinde así homenaje a su hijo dilecto, el arzobispo de Buenos Aires devenido papa latinoamericano, cuyo hogar durante quince años fue la emblemática Catedral Metropolitana.

Distrito Arcos

Distrito ArcosEn el antiguo predio ferroviario del barrio de Palermo se encuentra Distrito Arcos, un emprendimiento comercial a cielo abierto en el que los locales ocupan los antiguos espacios cubiertos y las áreas comunes son exteriores. El tradicional shopping encuentra una variante en este paseo al aire libre, que concentra las marcas más cotizadas en el concepto premium outlet, combinando las variables calidad y precio que resultan tan tentadoras para los consumidores.

La tarde templada fue determinante para recorrer Distrito Arcos, ya que la brisa cálida de comienzos de primavera invitaba a caminar despacio admirando la arquitectura conservada del complejo así como a disfrutar del paseo entre los locales para ingresar sin prisa, curiosear en los percheros y eventualmente adquirir alguna prenda; el espacio amplio, abierto e impecable resulta más atractivo que un centro comercial clásico.

La merienda en Le Pain Quotidiene incluyó una canasta con panes surtidos elaborados a base de harina de trigo orgánica, amasados a mano y cocidos en horno de piedra. Se pueden probar así desde la baguette clásica hasta los exquisitos saborizados con pasas y semillas: una pausa deliciosa para reponer fuerzas luego del prolongado paseo por este original emprendiimiento.

Hotel Aspen Square

Aspen SquareEmplazado en pleno Palermo Soho, apenas tres calles separan al hotel Aspen Square del Predio Ferial de la Rural y un par más en sentido inverso de Plaza Serrano, denominación habitual de la Plazoleta Julio Cortázar, pleno corazón del Soho porteño. Las habitaciones espaciosas de nuestro hospedaje invitan a instalarse en el balcón o bien a sumergirse en la piscina climatizada descubierta ubicada en la terraza, desde donde se avistan los edificios de vanguardia característicos de este barrio de la capital.

El hotel presume de sus instalaciones porque cuentan con un estilo minimalista en consonancia con la arquitectura, moda y diseño que caracterizan a Palermo Soho. Los cuartos de baño son amplios y bien equipados, con amenities de calidad entre los que se destacan los jabones humectantes perfumados a base de hierbas aromáticas.

Por la noche la zona es ideal para los amantes de la gastronomía ya que las ofertas son múltiples y diversas: desde las clásicas pizzerías hasta las renovadas fincas coloniales devenidas en restaurantes temáticos. Y ni siquiera es necesario el automóvil para desplazarse a efectos de arribar al lugar donde disfrutar de una cena, habida cuenta de la abundancia de opciones existentes en las cercanías.

Anuncios