Etiquetas

, , , , ,

Promesas que cumplirAntonio, el creador del blog Velehay, poeta y autor de haikus ingrávidos por su delicadeza, ha seleccionado este espacio virtual para el reto de WordPress que consiste en publicar tres entradas consecutivas con las frases favoritas, sean propias o ajenas, de autores conocidos o ignorados.

Agradezco a Antonio por su gentileza y debo cumplir con las reglas al respecto, que incluyen además de las publicaciones y el agradecimiento al blog que nos ha elegido, etiquetar a su vez a tres blogs de WordPress para que continúen con el desafío cada vez que se publique una de las frases.

Aquí van los tres nominados en este primer paso:

1) El blog de una empleada doméstica: la sagacidad de los personajes de Eva hará de cada frase un estudio sociológico.

2) Pluma y Luz: el caballero de la blogósfera podrá hacer de sus frases una poesía.

3) La estirga burlona: en este caso cada entrada será un tributo artístico.

La frase que he escogido en este primer tramo pertenece a un poema del poeta estadounidense Robert Frost: “El bosque es hermoso, oscuro y profundo. Pero tengo promesas que cumplir, y muchas millas que recorrer antes de dormir. Y muchas millas que recorrer antes de dormir”.

Tal vez por mi creencia en las sucesivas vidas que vivimos hasta completar nuestra evolución, tal vez porque imagino a la muerte oscura y profunda pero rotundamente bella en tanto implica un renacimiento a la manera de los ciclos de la naturaleza, las palabras de Robert Frost resonaron en mi interior desde que las escuché por primera vez.

Todos tenemos promesas pendientes que aún no hemos honrado y hemos de caminar invariablemente hacia el bosque; cuando las hayamos cumplido será momento de adentrarse en la profundidad. Mientras tanto, conviene disfrutar cada milla que depara el sendero de nuestra maravillosa transición.

Tules

Tejido de tulA la diosa romana Tutela se le encomendaba la protección tanto de lugares como de personas y cuando los romanos invadieron la zona del cruce de Corrèze en la Galia, uno de los poblados fue erigido en honor de la deidad: así la ciudad de Tulle encuentra la raíz de su nombre en la antigua protectora.

En esta localidad comenzó a fabricarse a fines del siglo XVIII de manera artesanal un tipo de encaje liviano y transparente, que se caracterizaba por el trazado de una red de pequeñas mallas que podían ser tanto redondas como octogonales. La ciudad brindó así su nombre al tejido de tul, que pronto conquistó al resto de Europa, hasta que ya en los albores del siglo XIX el inglés John Heathcoat, en consonancia con la Revolución Industrial que tuvo como epicentro a su país de origen, pudo lograr a través de una patente de su autoría producir tul de calidad en forma masiva.

La trama delicada del tul lo convirtió en favorito de las damas de alcurnia, quienes lo empleaban en vestidos, sombreros, velos y todo tipo de accesorios. El tiempo trajo consigo diversas tramas y bordados y las novias lo adoptaron en sus distintas versiones: tul de ilusión, tul mórbido, tul de encaje chantilly, son sólo algunos ejemplos de la diversidad del versátil tejido.

La ropa interior no podía ser menos: el tul resulta un material ideal para elaborar prendas tan sutiles como sensuales, habida cuenta de la velada transparencia de su entramado. Tal vez no resulten idóneas para emplear a diario en la vida cotidiana, pero ello no resulta obstáculo para contar con algunas de estas vaporosas versiones del tejido cuyo nombre invoca a la romana deidad.

 Testeos rotundos

Natura & SabonConcluyente, categórico, tal el significado del adjetivo calificativo rotundo que se acopla a las sensaciones generadas por el testeo del jabón líquido de frutos rojos de Natura y la fabulosa crema para manos de Sabon.

La línea Tododía de Natura incluye entre sus opciones el jabón líquido compuesto por agentes vegetales y el aroma intenso de los frutos rojos, esas bayas de la familia de las rosáceas que se caracterizan por su color e intensidad. Frutillas, cerezas y moras se funden en una textura agradable que convierte la ducha en un momento de distendido placer.

La crema para manos de Sabon se despliega en notas de pachuli fusionado con vainilla y posee una textura intensa, sin residuos grasos. Sabon es una marca ideal para aquellas personas que multiplican sus exigencias a la hora de elegir productos para el cuidado de la piel: las conocidas virtudes de los aceites esenciales y las sales minerales del Mar Muerto se conjugan en sus ingredientes, dando como resultado una cosmética para el bienestar emocional tan deliciosa como rotunda en sus resultados.

Anuncios