Etiquetas

, , ,

CarilóCuando en la década del ´20 Héctor Manuel Guerrero se propuso forestar un rincón de la salvaje costa de la provincia de Buenos Aires con diversas especies arbóreas para sumar al rugido del mar el verde del bosque, seguramente no tuvo en miras que su propósito iba a influir en la vida de innumerables personas, que con el tiempo harían de Cariló uno de sus lugares favoritos durante todo el año.

La pequeña villa cuyo nombre significa “médano verde” en lengua mapuche comenzó siendo un sitio de veraneo con tintes de exclusividad, debido a la preservación del bosque que derivó en una rígida regulación de las construcciones. Casas de veraneo amplias y de trazo depurado, prohibición de transporte público y de carga, ausencia de asfalto y pequeños comercios que parecen salidos de un cuento de hadas, hacen de Cariló un lugar plácido donde se respira el olor del bosque combinado con la brisa del mar.

En verano la villa explota de gente que recorre el centro comercial en familia luego de disfrutar de playas agrestes donde se pierde la vista; en invierno Cariló es propicio para concurrir los domingos a almorzar en alguno de los restaurantes, tomar un café y luego pasear al aire libre entre los locales despuntando el vicio de las compras, mientras se inspira el aroma limpio de pinos, aromos y acacias que se elevan hacia el cielo.

Este domingo de invierno nos encontró almorzando en Salvattore y deambulando felizmente entre inciensos, hadas y duendes que integran el paisaje bucólico de Cariló. Una escapada por unas horas es suficiente para conectar con la energía del bosque y del mar y así comenzar la semana con el alma renovada y el espíritu en calma; al regreso me esperaba un baño de inmersión perfumado con la bomba Amaretto de Mìes, pero esa ya es otra historia.

Tangas sugerentes

TangasEl fotógrafo brasileño Ricardo Amato se hizo eco de la tendencia que invadía las playas de Ipanema, en las que las garotas cuya belleza inmortalizara Vinicius de Moraes en la canción homónima enrollaban la parte trasera del bikini para dorar los glúteos al sol.

Amato fotografió a la modelo Rose Di Primo, su musa en los años´70, en un traje de baño cuya parte inferior era una explícita tanga y el diseñador Carlo Ficcardi recogió el guante: las mínimas prendas se impusieron masivamente en el mundo de la moda.

La denominación admite discrepancias, porque mientras algunos afirman que proviene de ntanga, vocablo africano que significa cobertura, los defensores del origen puramente carioca de la tanga la relacionan con la lengua Tupí, originaria de la cuenca amazónica, que alude con esta palabra al triángulo con el que los indígenas cubrían sus partes sexuales.

Los diseñadores de ropa interior incorporaron la tanga entre sus modelos habida cuenta del éxito logrado. en una variedad infinita de modelos y colores; si bien no resultan a mi criterio tan elegantes como aquellos clásicos que hicieran famosos divas del cine como Marilyn Monroe en La comezón del séptimo año o Ursula Andress en El satánico Dr. No, resultan cómodas para la vida diaria e imprescindibles para lograr un bronceado parejo y sin marcas, tal como vislumbraron las precursoras garotas.

 Almizclado White Musk

White MuskEl almizcle es una sustancia de color granate oscuro y olor profundo, segregada por una glándula del ciervo almizclero que potencia la atracción de las hembras para consumar el apareamiento. Por estas razones ha sido empleado en perfumería a fin de obtener perfumes intensos; aquellos  que cuentan con almizcle en su composición se distinguen por el vocablo inglés musk.

Con buen criterio, algunas empresas cosméticas se han hecho cargo de evitar sufrimiento y depredación de las especies animales y han sintetizado el perfume en el almizcle blanco, imitando de esta manera el aroma codiciado.

En el año 1981 The Body Shop, aún bajo la dirección de su creadora Anita Roddick, lanzó al mercado White Musk, haciendo honor al emplear la sustancia sintética a su compromiso con el medio ambiente. Las notas de salida son lirio e ylang-ylang, con un corazón de jazmín y rosa y finalmente en las notas de fondo se puede reconocer el almizcle blanco, combinado con un dejo de vainilla y ámbar.

El aroma se convirtió en un clásico de la marca y ha sido reeditado en distintas versiones pero ninguna ha alcanzado el éxito del original, que particularmente me parece una fragancia agradable con un dejo extrañamente salvaje que no se manifiesta sino al cabo de unos minutos y se acentúa con el correr de las horas. Tiene una persistencia notable por tratarse de un eau de toilette y se amolda al perfume de la piel sin resultar invasor, en una fusión armónica que termina resultando inadvertida para quien lo emplea aún cuando genera el elogio de todos aquellos que se acercan.

Anuncios