Etiquetas

, , , ,

Mujeres de cenizaÚltimos días de teatro en la ciudad, en una prórroga inusual de la mano del buen tiempo y de los futuros fines de semana largos consecuencia de los feriados programados. Con Andrea fuímos invitadas amablemente a disfrutar de Mujeres de Ceniza, que bajo la dirección de Roberto Antier reúne a cuatro actrices de renombre en el escenario local.

Si bien se presenta como una comedia de enredos y el humor de las intérpretes arranca aplausos y carcajadas durante los 90 minutos de la obra, la historia aborda facetas tanto luminosas como sórdidas de los vínculos de amistad entre mujeres y motiva reflexiones acerca de la convivencia, la fidelidad y el sexo con el transcurrir inclemente del tiempo.

Clara ha enviudado después de 40 años de matrimonio y al cumplirse el primer aniversario de la muerte de su esposo convoca a sus tres amigas de toda la vida a un encuentro para acompañarla en el trance. Todas acuden esperando encontrarla triste y deprimida, pero a poco de llegar comprenderán que ha descubierto los secretos que unían a su marido con cada una de ellas, a las que confronta hasta que la dolorosa verdad sale a la luz en cada caso y precipita un final inesperado.

Mujeres de Ceniza confirma a las cuatro mujeres que la interpretan en su rol de actrices consumadas, porque el oficio del que hacen gala sobre el escenario distiende al público en base a puro humor pese a la historia de traiciones y dolor que sirve de base. Para reír, deliberar y recapacitar acerca de las relaciones humanas.

Tres Iniciados o Hermes Trimegisto

El KybaliónMentalismo,correspondencia, vibración, polaridad, ritmo, causa y efecto y generación constituyen los principios herméticos que se encuentran compilados en el texto esotérico por excelencia, El Kybalión. Su autoría se atribuye a los autodenominados Tres Iniciados y fue publicado en el siglo XIX, pero su contenido abreva de las enseñanzas de Hermes Trimegisto, el padre del saber oculto desarrollado en los principios de  la alquimia.

Hermes Trimegisto o el Tres Veces Grande, como indica la etimología de su nombre en griego, Mercurius ter Maximus en latín, fue el autor de la Tabla de Esmeralda que tradujera al idioma inglés Isaac Newton, y del tratado de filosofía conocido como Corpus Hermeticum. Su origen se remonta a Egipto, donde se habría desarrollado una civilización de dioses previa al género humano al que legaron sus enseñanzas antes de retirarse de este plano físico, dando origen a la riquísima teogonía de esta civilización;  Hermes habría sido luego adorado como Tot, el dios de la sabiduría y maestro de los magos.

El Kybalión es un compendio de sabiduría cifrada acerca de la alquimia hermética, que persigue el objetivo de transmutar el metal pesado en oro a fin de obtener la piedra filosofal. La alegoría se refiere al cambio de vibración energética del ser humano que se inicia en la práctica de los principios herméticos para transmutar su propia esencia similar a la materia densa en metal noble, a fin de aproximarse a la sabiduría simbolizada por piedra filosofal.

Los siete principios de la verdad que desarrollara Hermes Trimegisto desplegados en este pequeño y valiosísimo libro constituyen la clave mágica legada por el Tres Veces Grande, quien nos advierte que los labios de la sabiduría han de permanecer cerrados para aquellos oídos incapaces de comprender.  Y es que el cambio de vibración energética, la transmutación de la propia materia densa no se obtiene sólo con lectura sino que requiere de disciplina, trabajo duro y constancia.

Talismán hindú

IndiaDesde hace seis años se lleva a cabo en la ciudad de Buenos Aires el Festival de la India, y el magnífico Centro Cultural Borges situado en Galerías Pacífico es el ámbito donde unas cuarenta empresas del país asiático exhiben sus artesanías.

En ocasión de visitar esta colorida exposición, en la que se encontraban desde artesanos talladores de piedra, pintores, grabadores de metal, tatuadores de henna y diseñadores de indumentaria, adquirí algunos obsequios para mi amiga Susana y su madre dado que seguíamos viaje hacia Uruguay, país de origen de ambas, así como originales prendas urbanas para uso personal.

En uno de los puestos obsequiaban junto con la compra un colgante para el cuello, a elección entre los que se encontraban exhibidos aparte de aquellios reservados para la venta; cuando hice mi elección la vendedora me aclaró amablemente que el escogido se encontraba mal ubicado por lo que me dispuse a abonarlo conjuntamente con el abrigo que había adquirido. En ese momento el dueño me sonrió desde sus ojos oscuros obsequiándome el adorno con una inclinación de su cabeza, mientras se llevaba la mano al corazón.

Desde entonces lo he empleado como talismán en ocasiones especiales como una manera de agradecer la generosidad del artesano proveniente de ese país lejano, ante la deferencia de su gesto y la generosidad de su intención.

Anuncios