Etiquetas

, , , , ,

El vocablo empatía deriva del griego y a falta de traducción exacta se asimila a emocionado; el significado remite a la capacidad de un individuo para percibir lo que otro puede sentir, una connotación similar alude a una percepción cognitiva de la realidad por la que atraviesa otra persona. De ahí que se equipare a una habilidad, a un desarrollo de la conciencia que no se adquiere de manera automática sino a lo largo del proceso vital de cada uno.

De manera casi simultánea dos personas compartieron conmigo circunstancias que están atravesando; al analizar por separado el motivo fueron contestes en que buscaban empatía, dado que en algún momento de mi vida había pasado por algo similar. Al final del día acusé recibo en el cuerpo físico y senti una imperiosa necesidad de silencio y paz.

Con mirada clarividente, Apreciable recurrió a Un Curso de Milagros para dilucidar el concepto de empatía y de allí extrajo la respuesta: unirse al sufrimiento no es sentir empatía pues esa es la interpretación del ego, ya que el dolor del otro no disminuye con el intento ilusorio de aliviarlo por compartir experiencias personales pretéritas. La empatía no significa dar entidad al pasado al insertarlo en el presente porque no hay desarrollo de conciencia posible si se aprisiona lo que debe liberarse.

Generosamente Apre me alcanzó Fragmentos de un discurso amoroso en el que Roland Barthes analiza como demonio propio la fuerza del lenguaje, en tanto creador de imágenes que mantienen la herida abierta aún cuando ya el evento originante no forme parte de la realidad. Concluyo gracias a mi querida amiga que la empatía es positiva si no se basa en los juicios que provienen de aquellos acontecimientos perpetuados por el ego, y que pueden conjurarse los demonios creados por el lenguaje con palabras apacibles que nos devuelvan al presente, único plano en el que se desarrolla nuestra realidad.

Mercado del MAR

Feria del MarEn la explanada contigua al edificio del Museo del MAR se ha instalado un paseo para disfrutar luego de la jornada de playa. Hasta mediados de febrero, la propuesta cultural abarca la feria Libros del MAR y el circuito gastronómico que se concentra en el mercado del MAR.

Productos gourmet, orgánicos y tradicionales se pueden degustar y adquirir a precios promocionales; las mesas circundantes permiten instalarse al aire libre a degustar aquellos entremeses que cada uno prefiera. Con Marcela y Marisa nos encontramos al atardecer para tomar unas cervezas artesanales de Antares acompañadas por unos sandwiches tostados de pan casero con rúcula, queso de cabra y tomate seco adquiridos en el puesto de la Granja La Piedra.

Una nueva visita con Juan para adquirir mermeladas sin conservantes de la Estancia La Tranquilina, dulce de membrillo casero y pasas de uva, más mi frustrado intento de probar jugos de arándanos y de aloe vera dada la cantidad de gente que concentraba el puesto de productos naturales que los ofrece. Con los paquetes en mano fuimos seducidos por GuiLab, helados elaborados a la vista con nitrógeno líquido: mango con salsa de frutos rojos y frutlllas con menta fueron los sabores elegidos, el último por el autor de la fotografía.

No será la última visita a este espacio gourmet que cuenta además con un escenario donde se llevarán a cabo clases de cocina y conferencias literarias; por la noche, bandas de música acompañarán a aquellos que elijan las múltiples opciones ofrecidas por el mercado del MAR.

Corcho en plataformas

ZapatosLa familia Ferragamo, originaria de la región italiana de Campania, contaba con catorce hijos. Los tiempos eran difíciles y el pequeño Salvatore tenía nueve años cuando diseñó los zapatos para la confirmación de sus hermanas; una pequeña tienda en la casa de sus padres fue el primer paso para el emporio que se extiende hasta nuestros días.

En 1914 el joven se mudó a California; la familia fue arribando cuando el éxito determinó la radicación en Hollywood. Con una visión que se extendía más allá de la orientación estética el diseñador se matriculó en la Universidad de California para estudiar anatomía: quería embellecer las extremidades inferiores sin causar dolor ni deformaciones.

El regreso a Italia y la instalación en la ciudad de Florencia multiplicó la fama de Ferragamo y lo convirtió en favorito tanto de la aristocracia como de las estrellas de cine. El período entreguerras tuvo como consecuencia la escasez de materiales como cuero y goma, así que el ingenio de Salvatore determinó la creación del zapato con plataforma, de corcho y de madera. Ante la densidad de este último material el corcho se impuso por peso y durabilidad; los zapatos con plataformas resultaron un complemento ideal para las hombreras imperantes en la época.

Como todo en la moda es cíclico, las plataformas tuvieron su auge en la década del ´70 y retornaron con fuerza en los ´90; actualmente en los veranos se imponen por comodidad. Aún a costa de la elegancia que supone un par de stilettos, no hay duda que minimizan torceduras y esguinces y resultan menos lesivas para el arco del pie. El tiempo ha confirmado que Salvatore Ferragamo fue un visionario y su creación se ha multiplicado exponencialmente; de ello dan cuenta los escaparates de las tiendas de zapatos de todo el mundo.

Anuncios