Etiquetas

, , , , ,

El AlfarcitoSigfrido Chifri Montaner, rugbier y amante del footing, sintió el llamado de la fe católica y tomó los hábitos en su juventud. El destino lo llevó en el año 1999 a la iglesia de Santa Rita de Rosario de Lerma situada en el pueblo homónimo de la provincia de Salta. Veintiseis comunidades vivían allí, separadas por 4900 kilómetros cuadrados en los Andes salteños, integradas en su mayoría por niños y ancianos olvidados entre las montañas.

Sin amilanarse por el sol ni por las noches inclementes, en las que la amplitud térmica despliega temperaturas de hasta 25 grados bajo cero, el padre Chifri recorrió incansablemente los parajes situados a 2800 metros de altura y comenzó a conectar entre sí a los habitantes de la Quebrada del Toro. Eligió como epicentro El Alfarcito por estar situado en un punto geográfico equidistante.

A partir de entonces instaló una radio, organizó la educación y el acceso a la tecnología con conciencia ecológica, obtuvo ayuda de voluntarios para los centros deportivos y de salud; su labor incansable devolvió la identidad a los habitantes al inaugurar el primer colegio secundario con albergue orientado al turismo, a la producción y al trabajo artesanal de sus ancestros. Una iglesia de paredes blancas, en la que se respira la más pura espiritualidad, también fue levantada entre las montañas inmensas.

El padre Chifri había encontrado una manera veloz y económica de recorrer las montañas: el parapente. Hasta que en el año 2004 un viento traicionero lo precipitó desde  cuarenta metros de altura y se fracturó la primera vértebra de la columna vertebral. Casi inmovilizado, logró comenzar a desplazarse en cuatriciclo y luego volvió a caminar ayudado con muletas. Desde el abismo, el libro de su autoría, da testimonio de la rehabilitación luego del accidente.

Fernanda, de vacaciones en el norte argentino, recorrió por la ruta 51 los kilómetros que separan la capital de Salta de El Alfarcito, el mismo camino que sigue el Tren a las Nubes. Me ha traído como recuerdo material de su visita la pequeña llama elaborada por los artesanos y como enseñanza de vida la obra del padre Chifri, quien falleció tempranamente en 2011. Cada año El Alfarcito lo recuerda con una vigilia de oración, música y juegos al calor del fogón; seguramente su alma bondadosa recorre los parajes que no lo olvidarán, a los que les dedicó vida, esfuerzo y corazón.

Barba Azul

Barba AzulEn 1697, Charles Perrault publicó una novela basada en la historia de un hombre rico cuyas esposas desaparecían misteriosamente, luego de indagar en el único cuarto de la mansión al que tenían acceso prohibido. Amélie Nothomb presenta una versión original y contemporánea de Barba Azul, redivivo en el noble español Elemirio Nibal y Mílcar.

Claro que la joven y bella Saturnine, quien consigue ser elegida para alquilar una habitación a precio vil en el palacete del extraño personaje, no es la damita frívola y estereotipada del cuento de Perrault. Ambos protagonistas se entrelazan en una relación compleja en la que se sacan chispas intelectuales, aún cuando pese a su resistencia inicial Saturnirne se enamora finalmente de  don Elemirio.

Entre manjares y champán francés, alquimia y actas de la Inquisición, en la relación con el aristócrata Saturnine ha de encontrarse con la parte más oscura de sí misma. Barba Azul es un libro breve que se lee de una vez, con un presentimiento de desenlace fatal que, pese a resultar previsible, no pierde su carácter sorpresivo.

Violeta y rosa

Esmalte y LabialConsiderado un color frío junto con el verde y el azul, el violeta es también conocido como azul púrpura. Dicen que las personas que se inclinan por este color son amantes de la magia, y se vinculaba con los poderes sagrados del emperador y su esposa en el Imperio Romano, los únicos con derecho a vestiduras de esa tonalidad.

En la liturgia católica es el color de obispos y prelados; fue también uno de los colores empleados por el movimiento feminista como símbolo de lucha de las mujeres por la igualdad real y formal. Y respecto de los chakras asciende hasta colorear el loto de mil pétalos o Sahasrara, situado en el punto más alto de la cabeza o corona.

El rosa es un color no espectral relacionado con sentimientos y emociones positivos, que surge de la mezcla entre un tono cálido y uno frío. Asociado con las niñas y lo femenino, es también el color de la Virgen María en su carácter de Rosa Mística; en una versión menos inocente, Madame de Pompadour inmortalizó el rosa que lleva su nombre creado por los fabricantes de porcelana de Sèvres en su honor.

Violeta y rosa resultan una buena combinación porque la presencia del primero resulta contrarrestada por la suavidad del segundo. En este caso, el violeta de Avon y el rosa de Natura se combinan para vestir uñas y labios en esta primavera que se demora en llegar.

Anuncios