Etiquetas

, , ,

FacundoLa existencia de las personas se compone de una serie de experiencias que se desarrollan casi sin que nos demos cuenta, porque la vida va transcurriendo mientras estamos inmersos en la cotidianeidad. En ese transcurso hay eventos que sobresalen por su carácter extraordinario y cambian por sí solos la manera de estar en el mundo; son pocos, dejan huella y generalmente representan un salto evolutivo porque marcan un antes y un después en la vida del ser humano.

La maternidad es uno de esos acontecimientos, tal vez el más trascendente que puede experimentar una mujer. Desde el punto de vista metafísico representa un voto de cuidado respecto del hijo y energéticamente ambos estarán unidos de manera indisoluble, ya que la criatura integra el aura materna más allá de ser engendrado en el cuerpo de la madre. En los primeros años el niño aprehenderá creencias, mandatos y concepciones que desarrollará el adulto por venir, y la maternidad es una enorme responsabilidad porque determina las relaciones que ha de construir el hijo como reflejo de lo que ha vivido en su infancia.

La función de los padres es ayudarlo a trascender lo aprehendido para forjar su propio yo. No es fácil, porque el amor no tiene que ver con el ego: el amor es generoso y el ego es posesivo, coarta y retiene para evitar sufrir o perder. El desafío más grande que el amor materno plantea es el de dejar ser al hijo lo que éste quiera ser más allá de las preferencias, gustos o deseos de sus progenitores, aún si las elecciones que libremente escoja contradicen aquello que sería adecuado según la opinión de los padres.

Porque más allá del cuidado del cuerpo físico y del amor que integra ese cuidado, lo cierto es que es difícil aceptar que no sabemos nada porque ni siquiera podemos aseverar lo que resulta bueno para nosotros mismos; mucho menos, entonces, podemos decidir lo que está bien para otro, aún cuando ese otro sea un hijo hoy adulto que comienza a dar sus primeros pasos en la construcción de su propia vida. Aunque en nuestro fuero íntimo lo veamos aún como la criatura pequeña con expresión inocente que inmortaliza la fotografía, cuya existencia dependía exclusivamente de nuestro amor.

Inspira esta reflexión un acontecimiento trascendente para la familia, porque nuestro hijo ha ingresado en un organismo público luego de dar examen de idoneidad y el lunes comienza su ciclo laboral, con las obligaciones que ello conlleva más allá de su alegría por haber cumplido el objetivo y por el sueldo a percibir que implica el comienzo de la independencia económica. Cumplir cabalmente con el trabajo, construir relaciones en el ámbito laboral que no siempre son fáciles y hacerse cargo de la responsabilidad pertinente son desafíos para quien hasta ayer era un adolescente despreocupado.

Bienvenido al mundo adulto, hijo querido.

Nombres y magos

El Nombre del VientoEl nombre del viento. Crónica del asesino de reyes: primer día es la primera novela de la trilogía de Patrick Rothfuss, docente de filología y lengua de la Universidad de Wisconsin. El libro tuvo un enorme éxito y el escritor ha sido comparado con J. R. R. Tolkien y J.K. Rowling dado el escenario en el que se desarrolla el primer día de la historia, un mundo fantástico donde Kvothe es un mago legendario que se ha ocultado en una posada bajo el seudónimo Kote para resguardar su verdadera identidad. Un escritor al que se identifica como el Cronista lo rastrea y logra convencerlo de relatar su historia; Kote accede con una única condición: el relato se extenderá durante tres días.

Kvothe niño es un pequeño feliz que crece rodeado del amor de sus padres, integrantes de una troupe de artistas itinerantes. Un día su camino se cruza con Abenthy, mago y arcanista que conoce el secreto nombre del viento y al descubrir en el niño poderes naturales se convierte en su maestro, brindándole las herramientas mágicas y espirituales que serán su sostén en los duros años por venir. Cuando sus padres son asesinados el mundo cambia dolorosamente para Kvothe, quien debe aprender a sobrevivir en las calles de la ciudad de Tarbean desarrollando dotes de bardo, gracias a su habilidad con el laúd.

Pero Kvothe tiene un objetivo que se convierte en el norte de su vida: estudiar en la Universidad. Pese a la pobreza logra ingresar en la casa de estudios porque sabe que su destino, conforme las enseñanzas de su maestro, es conocer el nombre secreto de las cosas. Pero no todo es como se imagina y la experiencia lo llevará por senderos diferentes a los que había idealizado, profundizando sus conocimientos sobre la magia y también conectándolo con la parte oscura de su propia naturaleza.

El nombre del viento es una novela lenta y pausada que construye con pequeños detalles el mundo de fantasía en el que se desarrolla, hasta el punto que en algún momento se concibe como real; un libro para leer con paciencia, prestando atención a la cadencia del relato y a los pensamientos, sentimientos y emociones del protagonista. El segundo volumen de la saga, El temor de un hombre sabio, aún no forma parte de mi biblioteca y es una deuda pendiente que pretendo saldar pronto: la historia del arcanista es una de las más originales a las que he tenido acceso.

Argán cosmético y capilar

Agadir Argan OilLa argania spinosa es una planta originaria del desierto marroquí; también se la puede encontrar en el oeste de Argelia. En español su nombre es argán, produce frutos pequeños que contienen dos o tres semillas ricas en aceite y ha ocupado en Marruecos el lugar del olivo como recurso natural, siendo utilizado como forraje, madera, petróleo y alimento.

El aceite de argán ha sido la base de la cultura berebere y las mujeres lo han empleado tanto para el cuidado de la piel como del cabello por sus poderosos ingredientes naturales, que sirven tanto para combatir la resequedad producto del clima del desierto como para paliar las huellas de enfermedades eruptivas y quemaduras.

En lo que concierne al cuidado capilar, el aceite de argán otorga brillo al cabello debido a su alto contenido de ácidos linoleico y oleico y aporta un alto contenido de nutrientes que revitalizan el cuero cabelludo. La multiplicidad de sus propiedades le ha valido el apodo de “oro líquido de Marruecos” y las marcas cosméticas han lanzado en los últimos años productos basados en el aceite de argán, aunque bueno es señalar que no todos incluyen en la fórmula la proporción adecuada para que surta el efecto esperado.

Agadir Argan Oil cuenta con un tratamiento en spray acondicionador hidratante y suavizante que aporta brillo, con aceite de argán puro. Puede aplicarse aún empleando planchas o secadores y promete un notable efecto sobre el pelo seco o dañado. Conjuntamente con el spray se obsequian dos muestras de Hair Treatment, que aduna al aceite de argán la vitamina E para lograr un producto ultra enriquecido que se aplica con el pelo húmedo luego del lavado. Aunque en color y textura resulta similar a Orofluido, el resultado es altamente superior y la línea Agadir Argán Oil es una de las mejores que he utilizado; como broche de oro, huele a esencia de vainilla perfumada.

Anuncios