Etiquetas

, , ,

Fortín PavónMañana de sábado con clima previo al partido de Argentina con Irán. Nos dirigimos a Saldungaray para recorrer por la mañana la bodega y la quesería que se encuentran en las proximidades del pueblo y luego de recabar los consiguientes informes en la oficina de turismo arribamos al Campo Udi, donde la familia se dedica a elaborar quesos artesanales desde el año 2003. Es un emprendimiento pequeño y respetan las recetas tradicionales, si bien se encuentra industrializado en un tramo de la producción, la elaboración desde el ordeñe hasta el producto terminado prescinde de sustancias químicas.

Queso sardo, de postre, pategrás, fontina, cuartirolo y saborizados, además de una variedad de ahumados, son las variedades que se pueden probar y elegir para llevar. Antes de irnos damos una vuelta por el lugar y podemos acariciar a los terneritos que aún no han cumplido un mes de vida; se encuentran separados de sus madres y al cumplir el mes son trasladados a un corral con los más grandes, para optimizar la producción de leche de las vacas que se interrumpiría con la lactancia. Son cariñosos, con grandes ojos oscuros y muy sociables; no puedo evitar sentir pena por la prematura separación. Los seres pequeños necesitan crecer al lado del calor de sus madres hasta que estén preparados para seguir solos, pero a veces los humanos no hacemos caso a las leyes de la naturaleza.

En la bodega Saldungaray nos recibe Carina para llevar a cabo la visita guiada. Es un emprendimiento de ingenieros y enólogos que en el año 2002 apostaron al país al encontrar un suelo y microclima similares a algunos lugares de Francia donde ha prosperado la industria vitivinícola; bautizaron Ventania a la marca en homenaje al sistema serrano de la región. En el 2007 obtuvieron su primera cosecha y elaboran cinco variedades de vino, entre ellas un cabernet franc que probamos y resulta más suave que el sauvignon; producen para consumo interno y han llegado a elaborar una bebida espumante tipo champagne que ha obtenido varios premios. Cuentan también con productos de vinoterapia de elaboración propia que se habían agotado, así como con una variedad de originales mermeladas: pera a la lavanda, manzana al vino rosado, tomate con naranja, higo; el baúl del automóvil es amplio y colocamos la caja con todos los productos que adquirimos para probar y para regalar.

Vamos a dar una vuelta por el pueblo hasta que llegue el momento del almuerzo para visitar el fortín Pavón, sitio histórico que alberga ocho ranchos en su interior construídos a la usanza de la época: comandancia, guardia, cinco cuadras de tropa y cocina. El altísimo mangrullo proporcionaba una vista panorámica apta para repeler el ataque de los malones indígenas y se remonta a la época del Gral. Mitre, que ordenó su creación en 1862 para proteger a los hacendados que se iban instalando en las márgenes del río Sauce Grande. Fue declarado Lugar Histórico Nacional en 1980 y reconstruído en 1987.

Volvemos a la bodega para almorzar en el bar-restó El Silo, donde se realizan también eventos especiales reservando con la debida anticipación; la trucha con calabazas asadas y el osobuco con la misma guarnición que eligió Juan se degustan con mayor placer ante el triunfo en el último minuto de la selección, con el gol del inigualable Lionel Messi. Mañana volveremos a Saldungaray para ver la Iglesia y la obra de Salamone, hasta entonces nos aguarda una tarde de paseo tranquilo para comprar los últimos recuerdos de esta región encantadora de nuestro país.

La Virgen del Tránsito y la obra de Salamone

Cementerio SaldungarayPromediando la mañana del domingo partimos hacia nuestro hogar, no sin antes hacer una última visita a Saldungaray para conocer la iglesia de Nuestra Señora del Tránsito, ubicada frente a la plaza principal del pueblo. Pedro Saldungaray se asentó con su familia al norte del fortín Pavón y a fines del siglo XIX fundó la localidad a la que bautizó con su apellido. En el año 1905 comenzó a construirse el templo y la imagen de la Virgen que se encuentra en el altar fue traída desde Francia por el fundador.

La iglesia es pequeña y sencilla, salvo por la estatua de la Virgen en posición de descanso representando el momento previo a la Ascensión. Lo cierto es que esta Virgen en reposo es una imagen única en el mundo, se encuentra recostada con expresión plácida sobre cuatro almohadas de color rojo oscuro y para contemplarla y solicitar milagros fieles y seguidores se acercan año tras año a Saldungaray.

Concluímos nuestra visita recorriendo los distintos hitos del pueblo en los que se encuentra la obra de Francisco Salamone: la plaza central, la Delegación Municipal, el Mercado Municipal y una de las manifestaciones Art Decó por excelencia a nivel internacional: el portal del cementerio, con la enorme cruz y la talla de la cabeza de Cristo, que no pierde su carácter monumental pese a la falta de conservación, como resulta evidente en la fotografía.

Según anuncian los carteles que se pueden ver en distintos lugares de la localidad, se han emprendido obras tendientes a preservar y restaurar el legado arquitectónico-cultural que se encuentra en Saldungaray. Mientras emprendemos el regreso esperamos que así sea y que la obra del ingeniero y arquitecto Salamone sea objeto del cuidado que merece, para que las generaciones futuras puedan gozar de su herencia creativa.

 Bienvenido pequeño Eric

EricMientras nosotros paseábamos por la Comarca, en la muy catalana Ciudad Condal nacía Eric, nuestro sobrino más pequeño. Vino al mundo luego de un extenso trabajo de parto de su mamá Soledad, que se torna evidente en la fotografía del recién nacido con su carita colorada por el esfuerzo conjunto.

Eric es el segundo hijo de Walter, el hermano de Juan, y el embarazo fue anunciado en las redes sociales con enorme alegría por su hermanita Daniela, vestida de princesa. Las imágenes tomadas al día siguiente de su arribo al mundo lo mostraban rodeado de mujeres de la familia felices con la presencia del bebé; una criatura es siempre portadora de buenas nuevas y de energía amorosa.

Eric es un niño que, como Alma, posee un buen karma: crecerá inundado de amor, cuenta con hermana, abuelos, tíos y primos y será cobijado en una bella morada situada en las afueras de Barcelona donde vive su familia con una pluralidad de mascotas. Hoy descansa al lado de su madre sin tener conciencia del revuelo que ha provocado su llegada: desde ambos lados del Océano Atlántico su nacimiento fue recibido con sonrisas y expresiones de afecto

Bienvenido al mundo, pequeño Eric.

Anuncios