Etiquetas

, , , , ,

Regalo de PetyPety, a quien ya he hecho referencia en ocasión de la entrada sobre testeos de geles varios, es amiga de mi mamá desde hace muchos años. Nos vemos por lo general en algún evento, le tengo un enorme cariño y siempre me invita a su cumpleaños. En esa ocasión me reencuentro con su hija Claudia y charlamos animadamente respecto de nuestros hijos, la vida, los viajes que hicimos y haremos y todos los tópicos que pueden desplegarse mientras degustamos las delicias gastronómicas que el festejo depara.

Todos los años encargo a Ale un obsequio original para Pety creado por sus manos mágicas: le he regalado velas diseñadas exclusivamente para ella, que Pety no enciende porque le da pena que se consuman hasta que no llega a sus manos la del cumpleaños siguiente. Este año reunió a unas treinta amigas en La Fonte D´Oro para tomar un té acompañado de toda la parafernalia gastronómica dulce y salada propia de la tradicional confitería; como obsequio, a la vela tradicional añadí una de las exclusivas Virgenes vintage que pinta Ale, todas diferentes y a las que se les pueden incorporar accesorios. Elegí para Pety la hermosísima Rosa Mística acompañada de una vela rosa y perfumada, de la colección Reinas creada por Ale en el mes de enero; un lazo rosa también perfumado cerraba el packaging preparado para Pety.

Recibió muchos regalos, uno más lindo que el otro, le cantamos “que los cumplas feliz” y hubo fotografías con las invitadas. Conversé con varias de ellas, mujeres con hijos, nietos y una vida bien vivida, radiantes y ataviadas con sus mejores galas; coincidimos con Claudia y con Silvia en que algunas conservan una piel impecable y son dueñas de una belleza que ha trascendido al tiempo. Pety lucía elegantísima con sus zapatos plateados y negros con taco cuadrado y una blusa de seda con peplum y  espalda escotada; el collar multicolor que había elegido era similar en diseño al que le obsequié a Lucía, la hija de Marisa que cumplió 19 años.

La Virgen tuvo un enorme éxito y fue observada, analizada y elogiada por las invitadas, ante la desesperación de Pety que temía que algún accidente desafortunado terminara dañando la imagen. Pero el festejo concluyó sin tropiezos y la ayudé a guardar los regalos en una enorme bolsa, colocando a la Virgen aparte y soteniéndola en mis brazos para protegerla hasta llegar al automóvil que trasladó a Pety a su hogar. Espero que haya concluído el día feliz por el afecto recibido, y que la bella Rosa Mística la proteja y le depare nuevos cumpleaños rodeada de cariño.

Yemanjá biscuit obsequio de Gisella

Bahiana & YemanjáPara agasajar a Gisella y a Mauricio, Marcela organizó una cena en su casa a la que concurrimos felices para degustar la chernia acompañada con papas y rúcula que cocinó con esmero Guillermo. La entrada, mejillones en salsa, imposibles de consumir para mi debido a la alergia a los frutos de mar; no obstante dicha contingencia fue prevista con la inclusión de trocitos de merluza fría regada por verduritas. El helado de Lucciano´s fue el postre que elegimos, siendo muy elogiado el de tiramisú, una verdadera delicia.

Gisella trajo de Ubatuba dos adorables muñequitas para Marcela y para mí que nos entregó esa noche, creadas por Michele a partir de la cerámica biscuit. Michele trabaja con Gisella y también se dedica a elaborar estas originales piezas cuyo diseño se debe a la creatividad de su autora: vale la pena recorrer el atelier virtual y asombrarse con los santitos, orixás, souvenirs y demás personajes surgidos de su buen gusto e imaginación.

Gracias a Gisella y a Michele, Marcela ha recibido la pequeña bahiana que generosamente me ha prestado para incluir en la fotografía; en mi caso he sido favorecida con la imagen de Yemanjá. Gisella conoce de la predilección que siento por esta diosa de origen yoruba, simbolizada como una hermosa mujer cuyos colores son el azul y el celeste y sus símbolos las perlas, las aguas del océano y la luna creciente. De hecho, en mi casa hay varias imágenes de la diosa, una de ellas también gentileza de Gisella.

Resulta apasionante la historia de las religiones y de los símbolos: en el caso de Yemanjá se repitió el forzado sincretismo religioso propio de algunas regiones de América del Sur, y la celebrada Señora de las Candelas de origen africano fue reconvertida en Stella Maris, la Virgen protectora de navegantes y pescadores. En Brasil, los esclavos africanos conservaron sus creencias e imágenes debido al esfuerzo y a la resistencia desplegados frente al avasallamiento de los conquistadores.

Yemanjá representa el poder de la bondad, la sanación que se encuentra en las aguas primigenias similares al útero de las que es reina y señora, y la energía creadora de la tierra proveniente de la Diosa Madre. Es una deidad compasiva y amorosa cuyo día es el 2 de febrero, fecha en que los pescadores de Salvador de Bahía arrojan al mar desde su barca velas, jabones, peines, caracoles y flores para honrarla. Porque no conviene desafiarla: basta recordar la original película “Las mujeres arriba“, en la que la historia de amor de Toninho e Isabella se encuentra condicionada por la ofrenda de Isabella a la diosa y la afrenta que Toninho le infringe a Yemanjá. En consecuencia, la imagen biscuit ocupa ahora un lugar central en mi pequeño altar hogareño.

Testeos multifrutales

Universo Garden AngelsDos veces por semana me ocupo de la piel del rostro y cuello. Tanto da que vaya a la cosmiatra, a la dermatóloga o al cuarto de baño de mi hogar; es un rito que trato de no saltear ni siquiera si estoy de viaje. Hay pequeñas miniaturas cosméticas para trasladar facilmente y no descuidarse en tierras lejanas, por ende no valen las excusas.

Esta vez he testeado la mascarilla facial rehidratante Acqua Fruit de Universo Garden Angels. Elaborada con agua termal y un complejo multifrutal, promete devolver tersura y luminosidad a la piel. Hay que utilizarla semanalmente luego de la limpieza durante diez minutos, enjuagar y después aplicar tónico y crema de noche. Tiene un dejo perfumado agradable y deja la piel suave y con una sensación de seda al tacto.

Los productos de Universo Garden Angels para la piel que he empleado en varias ocasiones me han dado buen resultado, en tanto que las fragancias sensoriales son riquísimas y perdurables. Recuerdo una de ellas, absolutamente adictiva, por la que me preguntaban cada vez que la empleaba; parecía que me había sumergido en una lluvia de vainilla y canela, dulce y persistente. Para tener en cuenta ya que es la relación precio/calidad es adecuada y conveniente.

La latita de la fotografía contiene brillo labial de Avon con sabor a grosella, parece color rojo subido a la vista pero en los labios queda con un suave tono fresa. La textura es algo densa pero humectante; si bien no soy afecta a los labiales que requieren de aplicador o de la yema del dedo en su defecto, la practicidad del envase compensa este inconveniente. Puede ser un producto adecuado para aquellas mujeres a las que no les gusta resaltar los labios, ya que se destaca el brillo sobre el color, que resulta apenas perceptible.

Anuncios