Etiquetas

, ,

Pablo viajó a Argentina desde España, país donde reside hace años con su familia, a decirle hasta pronto a su papá hasta que ambos se encuentren en otra vida. Más allá de la tristeza del momento, reencontrarlo siempre es un motivo de alegría.

Pablo es buena gente, amigo de sus amigos, dueño de una verba mordaz y brillante doctor en filosofía del derecho. Su franqueza y sarcasmo le han traído consecuencias y  no resulta precisamente popular entre las mujeres de sus amigos. En mi caso, Pablo está más allá del bien y del mal, es una persona querida desde hace mucho tiempo.

Respetamos su dolor y luego lo invitamos a cenar a casa, donde arribó vestido con una peculiar remera estampada con David Bowie y obsequios para nosotros. Trajo consigo varios objetos para Juan elegidos con el humor que lo caracteriza y para mí la continuación de la novela de Deborah Harkness “El descubrimiento de las brujas”.

Nos contó que volverá en junio y en diciembre, ya con su familia para pasar las fiestas en la ciudad. Las horas se fueron hasta que lo despedimos pasadas las dos de la mañana, con la perspectiva de compartir nuevos encuentros en el transcurso de este año.

Hasta pronto, querido Pablo.

Festejo íntimo familiar

Globo terráqueoHay tantos gustos como personas a la hora de festejar cumpleaños. Están aquellos que celebran con fiestas multitudinarias, otros prefieren reuniones pequeñas y hay personas a las que no les gusta celebrar. Juan está entre los últimos, elección que no lo libró de la cena a la que lo invitamos con nuestro hijo en Ronny.

Partimos con tiempo suficiente para mirar vidrieras entre guiños cómplices, mientras procurábamos alejarnos para dilucidar el regalo a elegir. Con disimulo fuímos llevándolo entre uno y otro negocio, hasta que logramos que señalara una remera tipo chomba rayada que luego su heredero se encargó de ir a buscar a UFO; aclarando como suele hacer que aceptaría la donación de la prenda si no le agradaba al destinatario.

Finalmente Juan recibió contento su obsequio y también disfrutó la cena familiar así como los múltiples saludos de cumpleaños recibidos. Sus compañeros de trabajo eligieron para él luego de largas deliberaciones un globo terráqueo dada su afición por los viajes; no es un tema menor, le regalaron el mundo. La fotografía incluye tapiz adquirido a risueña morena nativa de Aruba en la feria de Oranjestad.

Desde este espacio que también es un poco tuyo dada tu paciencia y colaboración, vuelvo a saludarte una vez más. Que los cumplas feliz Juano, para siempre. Besos y abrazos.

Larga vida al Cigala

CigalaDiego el Cigala hacía una sola presentación en la ciudad de “Romance de la luna tucumana, razón por la cual casi un mes antes realicé estoicamente la fila en el teatro hasta enviar el mensaje de texto: “Habemus entradas”. Y llegó el día en que Ale, Vero, Moni, Adriana y yo nos vestimos acorde a la ocasión para disfrutar de su arte. La fotografía resulta mérito de una ensimismada Ale, sin perjuicio de la colaboración de Mónica y Adri al mismo fin y efecto.

Tanto la psicología como la Kabaláh sostienen que la energía de la sexualidad puede sublimarse hacia otras facetas del ser humano y dar vida a las diversas formas del arte. La visión del Cigala sobre un escenario corrobora las conclusiones de los estudiosos de ambas disciplinas.

Con la presentación previa de  Las Rositas como teloneras, que interpretaron una curiosa versión de “El choclo” rapeado, el Cigala hizo su aparición ante un teatro colmado que lo aplaudió de pie después de más de dos horas de espectáculo ininterrumpido. Lo acompañaba una banda de músicos acorde con un artista de su talla.

Sensual al interpretar tango, tierno frente a un bolero, desgarrador al utilizar la música para denunciar el drama de la niñez en la calle, único en el flamenco; sin escatimar el ritmo de sus manos ni la cadencia de su voz cascada, el Cigala dejó la vida en el escenario. Y como corresponde a un romance gitano, vida con vida se paga. Entonces nosotras, luego de un café en un bar cualquiera, nos fuímos a dormir. Muertas de amor por el Cigala.

Anuncios